jueves, 9 de abril de 2015

Que Tu Lengua No Te Ahorque

Que Tu Lengua No Te Ahorque

La lengua, aunque es uno de los miembros más pequeños de nuestro cuerpo, tiene la habilidad de determinar si alcanzaremos o no nuestros sueños.De cualquier forma lo que nosotros decimos tiene un gran impacto sobre lo que realmente hacemos.

La persona que dice:   “No puedo hacerlo” está derrotado aun antes de comenzar. ¡Se ahorca con su propia lengua!

Un refrán dice: “posees lo que afirmas.” Si una persona repite frecuentemente que está enferma, las probabilidades son que realmente se enferme. La mente, en cooperación con la lengua, puede hacer que algo realmente ocurra.
Los médicos han informado sobre casos de individuos que imaginaban y afirman que están enfermo y se quejaban siempre de supuesta enfermedad. Después de exámenes cuidadosos nada se encontró para sustanciar la enfermedad descrita por ellos. Aun así, las personas afirmaban que estaban enfermas. Lo que afirmaban lo poseían.

En un sentido, la lengua ha destruido a más personas que todos los ejércitos juntos, multitudes incontables han sido víctimas de comentarios mordaces. Psicológicamente, muchas vidas han sido destruidas por la lengua, en cuestión de segundos,  la vida de una persona puede ser quebrantada por este instrumento poderoso.
La Escritura nos dicen que la lengua tiene la habilidad si no se controla para arrojar veneno. Se la lengua no se controla ese veneno entrara en el flujo de la vida y la apagara ¡Cuantos sueños han sido destruido por la lengua indisciplinada de alguien!

La lengua ha sembrado la duda, el temor y el desánimo en las vidas de muchos soñadores. Muchas veces aquellos que nos rodean nuestros amigos, vecinos, parientes, destruyen nuestros sueños. Sin darse cuentan limitan nuestras oportunidades de éxito. Una persona que no puede controlar su lengua es una persona que no tiene meta constructiva. Su vida es una miseria y devora los sueños y las metas de otros. Desafortunadamente, muchos permiten que las palabras ásperas de estas miserables personas les roben los sueños que dios les dio. Tú también puede ser víctima de tu propia lengua.
 Nunca lo olvides, lo que dices influye mucho sobre lo que haces. Puedes ahorcarte tú mismo, te puedes envenenar, por eso es que es importante recordar este consejo: Piensa correctamente antes de hablar; Piensa lo que va a decir y como afectaras aquellas personas a quienes te diriges.

 Si un automóvil está estacionado en una cuesta y se deja en neutro, rodara y se estrellara. Esto puede ocasionar consecuencias trágicas. Lo mismo se aplica a las lenguas que se dejan en neutro, Nuestros comentarios pueden ocasionar daño si no se dirigen positivamente, lo que tomas segundo para decir puede tomar año para sanar, se suscitado rencores entre familias se han destruido hogares, y todo porque alguien no pensó antes de hablar.  

Recuerda tu lengua no es quien manda, en primer lugar, es la mente la que legisla lo que decimos y hacemos, entonces, es la mente la que dirige nuestra lengua. Así que el daño real se efectúa en la mente primero y después las órdenes son llevadas a cabo por la lengua. Aun así la lengua nos puede ahorcar. Una persona que no puede controlar la lengua que probablemente no tendrá éxito en su vida, su lengua no tan solo destruye sus propias oportunidades de éxitos si no que quebranta los sueños de otros.

Afirmar que no puedes hacer algo es la marca de un perdedor. Afirmar es poseer, y en este caso conlleva un amargo desengaño. 

0 comentarios: