lunes, 23 de julio de 2018

OMEGA. ¿Cambió? ¿Qué se sabe?



Por: Dra. Rose Nina, PhD.
Se sabe que la medicina basada en evidencia (MBE) es nuestro paradigma medico a seguir ante todo paciente que presente una enfermedad física o mental. El objetivo primordial es que la actividad médica cotidiana se fundamente en datos científicos, No se toma en cuenta las suposiciones o creencias, ni la  intuición, ni apreciaciones subjetivas, ni experiencias clínicas no sistematizadas.
Se sabe que la violencia se ha descrito en los trastornos mentales que abarca el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, (clasificación norteamericana de los trastornos mentales) por ejemplo: trastornos esquizofrénicos, trastornos relacionados con sustancias, trastornos de la personalidad, trastorno explosivo intermitente, episodios maníacos y la violencia contra la mujer, clasificada como violencia contra el adulto.
Se sabe que en el año 2013 la Organización Mundial de la Salud declaró  la violencia contra la mujer como Epidemia, según el texto original: La  violencia contra la mujer es un problema de salud mundial que alcanza proporciones de epidemia y enfatiza que todos los trabajadores de la salud, cada uno en su lugar de trabajo deben ser entrenados en reconocer y dar una respuesta apropiada en estas mujeres en riesgo.
 Se sabe, basado en evidencias científicas, que el hombre maltratador presenta diferencias genéticas individuales que regulan su  respuesta conductual agresiva  ante los factores ambientales. Además de  cambios en su cerebro;  incluyendo la serotonina cerebral que por mecanismos genéticos responde con   la agresividad.  Esto quiere decir, que este ser humano maltratador ha heredado genes responsables de su conducta violenta y depende del  ambiente (si es o no violento) en que viva desarrollará  o no estos genes específicos de su conducta agresiva. Se sabe, que  tomando en cuenta todo estos  factores: biológicos (genes), psicológicos (personalidad) y sociales (ambiente),  se puede modular, controlar y enseñar a  la sociedad  nuevos paradigmas educativos, legales y psicosociales para que sea menos violenta y en las nuevas generaciones no existan ni víctimas, ni victimarios.
Se sabe expresado por Leonare Walker, experta norteamericana en  este  tema del maltrato a la mujer, que  los tratamientos psicoterapéuticos desarrollados hasta hoy día  para los maltratadores  han mostrado en gran parte ser  ineficaces. En tales tratamientos, no se toman en cuenta  todos las causas multifactoriales. Es decir no solo los aspectos psicosociales, sino los neurobiológicos. De forma objetiva, las mismas  evidencias científicas han demostrado que sus conductas agresivas han demostrado hacer daño tanto físico, psicológico y hasta la muerte de las  mujeres. Demostrado en estadísticas que el  99% de los maltratadores  ¡NO CAMBIAN! 
Se sabe también, que desde el 2014 Omega se ha visto envuelto en varios asuntos legales que tienen que ver con violencia de género, por los que ha cumplido coerciones en las cárceles de San Cristóbal y San Pedro de Macorís, incumplimientos de contrato y hasta ha sido declarado en rebeldía por la justicia en otras ocasiones. Los líos del artista iniciaron en 2008, cuando un empresario solicitó  ante un juez del distrito judicial de Santiago declararlo en rebeldía por la supuesta estafa de 960 mil pesos. Se recuerda que   fue hallado culpable de cometer violencia intrafamiliar en perjuicio de su ex pareja, mediante la sentencia no. 249-02-2016 dictada por el Primer Tribunal Colegiado en fecha 13 de septiembre del 2016. El juez de la ejecución de la pena del Distrito Nacional, Elías Santini,  acogió la solicitud de la Fiscalía y ordenó la revocación de la pena suspendida, consistente en 5 años de prisión, contra intérprete de música urbana Antonio Peter de la Rosa (Omega) por incumplimiento de las medidas impuesta por el Primer Tribunal Colegiado al ser condenado por violencia de género en perjuicio de su ex pareja.
 En resumen; si se sabe que tanto el maltratador como la victima son trastornos psiquiátricos diagnosticados  por la medicina basada en evidencia. Entonces  lo que expresó  la actriz Cheddy García solicitando la liberación de Omega es basado en suposiciones y apreciaciones subjetivas. Pero lo que SI SE SABE POR LA MEDICINA BASADA EN EVIDENCIA  Y LOS HECHOS  que Omega es un hombre  maltratador  y  seguirá maltratando.

0 comentarios: